Espacio Saludable

Hipertensión: suplementos para prevenirla o controlarla

1 Mins read

La ingesta cotidiana de ácidos grasos Omega 3 presenta importantes beneficios para la salud cardiovascular.

El 17 de mayo se celebra el Día Mundial de la Hipertensión Arterial. Según la Sociedad Argentina de Cardiología, en nuestro país ese mal afecta al 36,3% de los adultos, y es mucho más significativo en hombres (43,67%) que en mujeres (30,39%).

Esto pone de manifiesto la importancia de la prevención, que debe sustentarse, ante todo, en una alimentación saludable y equilibrada. Cada vez hay más evidencias de que los ácidos grasos Omega 3 (presentes en algunos vegetales y aceites de pescado) son de gran ayuda para evitar la hipertensión o ayudar a disminuirla. Un reciente estudio de la Universidad de Zurich indica que ingerir un gramo diario de Omega 3 puede reducir la probabilidad de sufrir un infarto, y en quienes ya sufrieron uno, puede ayudar a evitar la reiteración.

Lo ideal es incluir estos ácidos grasos en la dieta cotidiana. Pero si eso resulta complicado, existen suplementos dietarios de venta libre y exhibición permitida que pueden hacer el aporte de Omega 3 necesario. Uno de ellos es el Aceite de Pescado Omega 3 de Natufarma, cuya acción antiagregante plaquetaria contribuye a evitar coágulos y favorece la vasodilatación vascular.

Elea Phoenix ofrece dos alternativas: Fito Chiacaps (que combina en una sola cápsula los beneficios del aceite de chía con los fitoesteroles) y Chiacaps Premium Oil, en cápsulas blandas.

Bagó, por su parte, propone Chía Omega-3, un suplemento de origen vegetal muy demandado, ideal para quienes padecen hipertensión o buscan controlarla.

El aceite de chía

La Chía –una planta originaria de Mesoamérica, que era muy consumida por los aztecas– es una de las fuentes naturales más ricas en ácidos grasos Omega-3.

Al ser un producto vegetal no contiene colesterol, y no tiene el sabor fuerte ni el olor del pescado. Su aceite está presente en numerosos suplementos dietarios orientados a la prevención cardiovascular.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.