Punto de Venta

Productos contra la obesidad: cómo potenciar la rotación

3 Mins read

A medida que crecen las ventas de productos de venta libre vinculados con el sobrepeso y la obesidad, la recomendación in situ es cada vez más valorada por los consumidores. Claves para una buena exhibición.

El 53,4% de los argentinos tiene exceso de peso y 18% padece obesidad, según la última Encuesta Nacional de Factores de Riesgo realizada por el Ministerio de Salud de la Nación. No se trata de un fenómeno local, sino de una tendencia global.

Dada su amplia llega a la población de todos los niveles socioeconómicos, las farmacias cumplen un rol clave a la hora de asesorar sobre esta cuestión tan compleja. Y más allá de su rol social, encuentran en los suplementos para el control de peso una posibilidad de incrementar sus ingresos.

Si se quiere sacar el máximo provecho de este tipo de productos, es necesario un manejo estratégico de la categoría, que contemple ciertas pautas de exhibición.

Criterios de organización

Dado que los productos de venta libre para el control de peso se incluyen dentro de la categoría de suplementos dietarios, a la hora de planificar la exhibición es fundamental tener una visión macro de la misma. Según datos de IQVIA Argentina, la categoría de suplementos dietarios –excluyendo las vitaminas- está dividida en tres grandes grupos:

  • Control de peso. Representa poco más de 60% de las ventas (en unidades). Aún no están disponibles los datos de 2018, pero en los dos años anteriores se vendieron, en promedio, casi 800.000 unidades anuales.
  • Complementos nutricionales. Tienen 23% de participación y se venden en las farmacias, en promedio, 300.000 unidades por año. Incluyen varias subcategorías, que van desde cuidado del cabello y la piel (con ingredientes como colágeno y ácido hialurónico) hasta salud femenina (con principios activos como la isoflavona, que ayuda a reducir los efectos de la menopausia).
  • Suplementos deportivos. En la nota de Categorías en números de esta edición de Revista Esencia se brindan algunos datos sobre ese tipo específico de productos, que generalmente están orientados a potenciar el rendimiento o a generar masa muscular. Aquí se incluyen también algunos complejos polivitamínicos específicos.

Todos sumados representan el 17% de la categoría de suplementos dietarios. Las ventas promedian las 230.000 unidades anuales.

De lo expuesto, queda claro que, si bien depende del posicionamiento de la farmacia, los productos para el control de peso deberían tener más de la mitad del total de exhibición de los suplementos dietarios.

Los gráficos que acompañan a esta nota muestran dos opciones de exhibición. En farmacias chicas o medianas, donde se puede dedicar una única góndola o estantería en dos niveles, conviene ubicar los productos de control de peso abarcando todo el ancho, y a la altura más cercana al nivel de la vista, y reservar el nivel inferior para los complementos nutricionales y los suplementos deportivos.

Si la farmacia cuenta con un espacio mayor, lo ideal es dedicar tres góndolas diferenciadas a cada subcategoría, comenzando, según el sentido de circulación, por los productos de control de peso, que deben ocupar al menos el 50%. Luego, el ordenamiento vertical dependerá, en cada caso, de la profundidad del surtido.

CONOCER MÁS


Radiografía de la obesidad en la Argentina

“El exceso de peso es un fenómeno mundial que no ha mostrado signos de retroceso a pesar de ser, en gran parte, prevenible”, dice la última Encuesta Nacional de Factores de Riesgo llevada a cabo por el Ministerio de Salud de la Nación. Y brinda los siguientes datos:

  • En la Argentina, la obesidad está presente en todas las regiones del país. Las jurisdicciones que evidencian mayor prevalencia, según la encuesta mencionada, son La Rioja (27,9%), Chubut (24,8%) y Santa Fe (24,5%).
  • La Ciudad Autónoma de Buenos Aires (16%) presenta valores inferiores al promedio nacional.
  • La obesidad es mayor entre los varones (22,9%) que entre las mujeres (18,8%).
  • En cuanto a la edad, el grupo de personas de entre 50 a 64 años es el que presenta mayor prevalencia (29,6%).
  • Los menores valores se registran entre los 18 y 24 años (7,7%) y entre los 25 y los 34 años (15,8%).
  • En los niveles de instrucción más bajos (hasta primario incompleto y hasta secundario incompleto) la prevalencia es mayor (28,1% y 24,5% respectivamente) que en los niveles educativos superiores (17%).
  • Al 28,9% de las personas con sobrepeso, algún profesional de la salud le recomendó bajar de peso; de éstos el 66% se encontraba a dieta o realizando ejercicios con dicho fin en el momento de la encuesta.
  • Al 66,4% de las personas con obesidad un profesional de la salud le recomendó bajar de peso. El 54,2% realizaba dieta o ejercicios con ese objetivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.