Categorías en Números

Antiácidos: un clásico de fin de año

1 Mins read

Los productos de venta libre indicados para la acidez suelen incrementar sus ventas en diciembre, dado que se acude a ellos para contrarrestar los excesos con las comidas que se producen no sólo por los festejos de Navidad y año nuevo, sino por todos los almuerzos y cenas que tienen lugar en ese mes para despedir el año. Es así que la categoría se prepara para marcar una diferencia de ventas asociada a estos días especiales.

La comercialización de productos de venta libre destinados a combatir la acidez se mantiene relativamente estable desde que en 2015 superó la barrera de 4,8 millones de unidades. Si bien en los 12 meses a agosto de este año cayó casi 11%, la demanda sigue siendo importante, según datos de IQVIA.

El omeprazol lidera la categoría en lo que hace a venta libre, con 36,7% de las ventas en unidades. Así, los inhibidores de la bomba de protones de consolidan como el método preferido para combatir la acidez, en desmedro de los antiácidos clásicos.

En lo que hace a productos prescriptivos, las ventas tuvieron una caída de 3,1% (en unidades). Sin embargo, su precio promedio creció casi 30%, contribuyendo a mantener la rentabilidad de la categoría ante la inflación.

En total, la categoría facturó en las farmacias argentinas 5.475 millones de pesos en los 12 meses a agosto de este año. Eso implica un incremento de casi 25% sobre el período anterior.

Oportunidades

Existen algunos indicadores que auguran un futuro sostenible para esta categoría:

  • El 23% de los argentinos mayores de 18 años que manifiestan sufrir estados de acidez al menos una vez por semana, según el Ministerio de Salud de la Nación. Esta alta prevalencia contribuye a mantener la demanda de antiácidos.
  • Ya sea por costumbre o desinformación, muchas personas buscan combatir la acidez con productos antiespasmódicos. El asesoramiento del farmacéutico en ese sentido puede marcar una diferencia importante.
  • Sólo 40% de las personas con reflujo gastroesofágico crónico consulta al médico. El resto se automedica o consulta a un farmacéutico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.