Prevención

Consejos para prevenir el melanoma

2 Mins read

Como cada año, la tercera semana de noviembre la Sociedad Argentina de Dermatología (SAD) organiza una campaña preventiva sobre cáncer de piel, para concientizar sobre la importancia de protegerse del sol.

De todos los tipos de cáncer, el de piel es el más común en el ser humano. En los últimos 30 años hubo más gente con cáncer de piel (melanoma) que con cualquier otro tipo de cáncer, explican en la Sociedad Argentina de Dermatología (SAD). Para contribuir a la prevención sobre el tema, esta entidad organiza todos los años la semana de concientización sobre el cáncer de piel, que este año tendrá lugar del 15 al 21 de noviembre.
El farmacéutico puede cumplir un rol clave en este sentido, brindando los consejos y los productos necesarios para una adecuada prevención. Cabe resaltar que el 53% de los casos de melanoma son desencadenados por el exceso de exposición solar, según la Agencia Internacional de Investigación sobre el cáncer.
En ese sentido, en los últimos años hubo grandes avances. Hoy el 56% de los consumidores argentinos compra algún producto de la categoría de protección solar. Y los más demandados son aquellos con FPS 50 o superior, que representan el 68,5% de las ventas, según datos de IQVIA de 2021.

Los tres pilares de la recomendación

Promover el uso de protección durante todo el año y fomentar la exposición al sol criteriosa (antes de las 10 de la mañana y después de las 16) forman parte de las acciones básicas que pueden difundir los farmacéuticos.
También es útil asesorar sobre el uso adecuado de los protectores. En caso de exposición directa al sol, hay que renovar la aplicación cada dos horas. Y no es conveniente guardar los productos de una temporada a otra: una vez abierto, el protector solar mantiene intactas sus propiedades por entre seis y doce meses.
También hay una tercera área de asesoramiento, que tiene que ver con promover la autoexaminación regular de lunares y manchas de la piel. Un diagnóstico precoz es fundamental para reducir el riesgo de metástasis y de mortalidad.
Si bien los lunares normalmente no presentan ningún problema, hay que prestar atención a los cambios que manifiesten. Las cinco señales de cambio que deberían motivar consultas con especialistas están resumidas en la sigla ABCDE:
Asimetría. Un lunar que, cuando se divide a la mitad, tiene una forma irregular.
Bordes. Lunares con bordes que están poco definidos o son irregulares.
Color. Verificar que el color del lunar sea homogéneo.
Diámetro. Los lunares con un diámetro superior a seis milímetros pueden ser potencialmente peligrosos.
Evolución. Cambios en la forma de los lunares, su color, su relieve o los síntomas que provoca (picor, dolor o sangrado).
Al hacer una autoexploración, hay que tener en cuenta que el melanoma puede presentarse en cualquier parte del cuerpo, por lo que no se debe olvidar revisar también el cuero cabelludo, la espalda, los espacios entre los dedos y la planta de los pies, con la ayuda de un espejo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.