Prevención

El estrés laboral: un problema que merece atención

2 Mins read

Un estudio español reveló que el sector farmacéutico es el segundo con mayores niveles de estrés. En Argentina no hay datos tan específicos, pero los números generales muestran que este tema tiene una presencia considerable.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define al estrés laboral como “lo que ocurre cuando hay incompatibilidad entre las exigencias del ambiente del trabajo y los recursos y necesidades del trabajador”.

El estrés presenta dos tipos de síntomas. En primer lugar, están los psicológicos: irritabilidad, cansancio, insomnio, dificultad para concentrarse, pérdida de memoria, angustia y falta de paciencia, entre otros. En segundo lugar, hay síntomas físicos, como contracturas musculares, sueño no reparador, cefalea, taquicardia, temblores, problemas gastrointestinales, aumento o descenso de presión arterial y, en casos más extremos, ataques de pánico.

No se trata de un tema menor. Un estudio realizado en nuestro país por la consultora de recursos humanos Adecco arrojó que el 48% de los empleados argentinos cree que su trabajo puede afectar su salud o generarle problemas de estrés.

Consultados sobre el horario de trabajo, el 55% de los encuestados consideró que el mismo no está equilibrado con su tiempo libre. Por eso, quienes buscan tener una vida más saludable y reducir el estrés priorizan beneficios laborales relacionados con la actividad física (40%), jornada laboral reducida (29%) y una alimentación saludable dentro de la oficina (22%).

En lo que hace específicamente al ámbito farmacéutico, no hay estadísticas locales disponibles. En España, según un relevamiento de la firma Tatum, el ámbito farmacéutico es el segundo sector empresarial que más estrés sufre. Al analizar estos datos, la consultora Asefarma señaló que “aunque el grado de estrés depende de cada persona, se suele producir por falta de autonomía y capacidad de decisión, y por la falta de oportunidades de desarrollo profesional”. Eso se ve acentuado ante una coyuntura socioeconómica negativa que agrega factores de estrés exógenos, como el aumento de la inseguridad respecto al trabajo o realizar una excesiva cantidad de tareas extra.

En cuanto a las medidas preventivas a adoptar, en Asefarma señalaron como recomendación “mejorar la comunicación, brindar oportunidades de desarrollo, fomentar el sentimiento de pertenencia a la empresa y facilitar la conciliación entre la vida laboral y personal de los empleados”. Y añadieron que, si bien hoy en día esas cuestiones no son fáciles de resolver, es importante intentarlo, ya que el estrés genera un mal clima laboral y, en definitiva, empeora los resultados económicos de las empresas.

Consejos preventivos

A nivel individual, los siguientes consejos pueden contribuir a evitar o disminuir el estrés laboral:

  • Establecer límites. En el actual mundo de las relaciones digitales, es fácil sentirse angustiado si se está disponible las 24 horas del día. Conviene fijar algunos límites entre el trabajo y la vida personal. Esto podría significar no consultar el e-mail desde la casa, o no contestar al teléfono horas después de concluido el horario laboral. Fijar límites claros entre la vida laboral y personal reduce el estrés asociado a los posibles conflictos de conciliación.
  • Respetar el espacio de almuerzo. Lograr que la comida represente un pequeño paréntesis en el día donde uno puede distenderse y poner la cabeza en otra cosa.
  • Hacer una pequeña pausa a media mañana y otra a media tarde.
  • Levantarse, estirar los pies, caminar, oxigenarse un poco, cambiar la posición del cuerpo. Todo esto relaja.
  • Tratar de mantener una relación de camaradería con los demás e incluso fomentar los vínculos fuera del ámbito laboral.
  • Recordar las tareas logradas y no solamente las pendientes. Es bueno tener siempre presentes los objetivos cumplidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.