Suscribite a nuestro Newsletter

Revista Esencia - Droguería del Sud

Facebook Instagram
Suscribite al Newsletter Suscribite a nuestro Newsletter

Marketing - 1 septiembre, 2021

Cómo transformar a la farmacia en un referente online

¿Cuáles son los pilares de dicha estrategia? ¿Por dónde comenzar? En esta nota, tres emprendedoras que vivieron el proceso de construir su propia marca personal a través de las redes sociales, comenzando desde cero, brindan algunos consejos basados en sus propias experiencias.

En muchos casos, las redes sociales son el primer punto de encuentro del cliente con la farmacia, por lo que tienen un gran valor estratégico. Además, ofrecen innumerables posibilidades y ventajas. Para sacar el máximo provecho de la presencia virtual, es necesario desarrollar una estrategia integral e implementarla en forma sistemática.
¿Cuáles son los pilares de dicha estrategia? ¿Por dónde comenzar? En esta nota, tres emprendedoras que vivieron el proceso de construir su propia marca personal a través de las redes sociales, comenzando desde cero, brindan algunos consejos basados en sus propias experiencias.
Además, comentamos cuáles son los errores más comunes que se cometen al intentar posicionar a una marca en el mundo virtual, a fin de poder evitarlos y poder avanzar con mayor seguridad por este camino que tiene mucho para ofrecer a las farmacias.

Los consejos de tres emprendedoras virtuales
“La capacitación es fundamental”

Connie Ansaldi. Especialista en medios digitales.
Construir una marca implica desarrollar la capacidad de contar experiencias y sensaciones en palabras e imágenes. La marca es lo que a uno lo identifica, el ADN, lo que lo hace único. Es la huella personal.
Las redes sociales son el vehículo a través del cual podemos crear y potenciar nuestra marca, conectándonos en forma directa, uno a uno, con nuestra comunidad. Ese proceso no requiere en principio una inversión de dinero, pero sí de tiempo. Por eso, es fundamental aprovechar las oportunidades de capacitación específicas, como las que ofrece Aliadas.
Una vez definido el target, hay que elegir las redes sociales más apropiadas. No hay una mejor que otra; la cuestión es definir en cuáles está la propia audiencia. En el caso de las farmacias, en términos generales, creo que hoy Instagram es la mejor opción, junto con Facebook.

“El contenido es el rey”
Ale Leguizamon (@ mamaemprende). Emprendedora

Hoy, la gente está en las redes sociales, y es en ellas donde uno puede mantener una conversación diaria con sus clientes potenciales.
Para tener una audiencia cautiva y en crecimiento, debemos crear contenidos que aporten valor. El usuario está en las redes para informarse, entretenerse, aprender e inspirarse.
El contenido es el rey. Si se crea valor, los clientes lo recompensarán. Una marca puede comenzar con cero seguidores, pero si se enfoca en crear contenidos de valor, puede lograr una comunidad de 100.000 personas en el transcurso de tres años.
Las redes sociales que hoy tienen mayor impacto en los comercios son Instagram y Facebook. Si se las sabe usar, ambas encierran un potencial enorme. Mi sugerencia es comenzar por esas dos y en una segunda etapa sumar a YouTube.

“La clave: encontrar la propia pasión”
Karen Barg (@ karonchiok). Influencer especializada en belleza.

Los contenidos importantes son los que aportan algo a la propia audiencia. Una rutina, un tip, algún secretito. En las redes sociales, cuanto más consejos e ideas se brinden, más se va a recibir.
Me inicié en el mundo digital cuando fui mamá, y comencé con cuestiones vinculadas a la maternidad. Pero llegó un momento en que sentí que ya no tenía nada que aportar. Me conecté entonces con mi pasión: el maquillaje. Comencé a ofrecer ideas y consejos, y así fui creciendo.
El primer paso para construir una marca online, es animarte. Superar la inercia. La elección de las redes depende del público al que se quiera apostar. Tik Tok apunta a una audiencia más joven. Para gente de 25 a 45 años, Instagram funciona bien, y para los de más de 45, conviene Facebook. YouTube es apropiada para todas las edades.

Pecados capitales de la comunicación digital

Conocer los errores más comunes que disminuyen la efectividad de la presencia virtual de las farmacias es la mejor manera de lograr evitarlos.

No planificar. La presencia en el mundo online debe formar parte de una estrategia que contemple los objetivos empresariales. No hace falta algo tan sofisticado como un plan integral de marketing, pero sí es fundamental tener objetivos claros. Si no se sabe hacia dónde se apunta, no se logrará capitalizar las redes sociales.
Confundir al visitante con distintas identidades visuales. Es común encontrar varias formas de presencia virtual con diferentes colores,
tipografías y variaciones de diseño. La identidad visual que el farmacéutico haya construido en su local se debe aplicar en cualquier soporte, dentro de las posibilidades de adaptación que ofrezca cada uno.
“Dispensar” contenido de poca calidad. Si un cliente siguen a la farmacia en Internet es porque se siente atraído por algo que le aporta valor. Por eso, es necesario ofrecer temas interesantes y útiles. Copiar íntegramente notas de medios masivos, o que estén disponibles en otros lugares de Internet, puede ser incluso contraproducente. Se impone la exclusividad y la originalidad.
Hablar de más. La informalidad de las redes sociales hace que muchas veces aflore nuestra personalidad, y en ocasiones, los impulsos emocionales predominen sobre los criterios profesionales. Hay que evitar cualquier referencia a temas de actualidad que resulten controvertidos o estén politizados. También hay que cuidar el lenguaje; la forma de expresarse debe ser cordial y cálida, pero neutra.
Dejarse ganar por los trolls. Las redes sociales son un caldo de cultivo para gente que se queja, protesta o genera debates agresivos en forma sistemática. Se los denomina trolls (antiguos monstruos mitológicos de la mitología escandinava).
No hay que ceder ante la tentación inmediata de borrar los posts que no nos gusten o nos parezcan perjudiciales. Muchos trolls guardan capturas de pantalla de sus comentarios para luego quejarse de que fueron censurados.
Lo mejor es dar siempre una respuesta pública. Esto dará mayor credibilidad de cara al público. El lenguaje de la respuesta debe ser sobrio y neutro. Hay que contestar en frío, sin entrar en peleas, sin evidenciar emociones negativas y tomándose el tiempo necesario; en estos casos, la prisa no es un buen aliado.


¡Sumate al curso para microinfluencers de Aliadas!
Empieza en septiembre (más información en la Agenda Digital de esta edición)