Suscribite a nuestro Newsletter

Revista Esencia - Droguería del Sud

Facebook Instagram
Suscribite al Newsletter Suscribite a nuestro Newsletter

Nuestros Clientes - 5 marzo, 2021

Una farmacia robotizada en el NOA

El sistema automatizado de preparación de pedidos de Minerva Farmacias, en Catamarca, optimizó la calidad del servicio y mejoró la experiencia de compra.

La farmacia ubicada frente a la Plaza 25 de Mayo (República y Sarmiento) de San Fernando del Valle de Catamarca, cuenta, desde mediados del año pasado, con una innovadora herramienta, que motiva la curiosidad de los vecinos de la ciudad: un sistema robotizado de preparación de pedidos. Se trata del primer robot para farmacias del noroeste argentino, y el número doce en nuestro país.
“Lo vi funcionando en una farmacia de España, en 2019. Cuando averigüé sus características, me entusiasmó la idea de traerlo a Catamarca, aunque parecía algo ajeno a nuestra realidad”, explica la empresaria Florencia Sosa, titular y socia gerente de Minerva Farmacias.
El robot, modelo Rowa Smart, es de origen alemán. “Lo encargamos a medida y con paneles laterales de vidrio, para que se pueda ver su funcionamiento”, dice Sosa. Carga hasta 30.000 medicamentos y puede manejar ocho productos en forma simultánea. Además, escanea cada ítem, chequea su vencimiento y organiza el stock.
El funcionamiento es sencillo: desde una computadora, el personal del salón solicita los productos, que llegan al mostrador mediante una serie de toboganes. El pedido promedio tarda cinco segundos en estar listo, y el sistema tiene varias ventajas adicionales, entre ellas, un control certero y preciso del stock y de las estadísticas de venta. Además, hace muy amigable y vistosa la experiencia de compra de los clientes. “El robot tiene algo de show, es muy llamativo”, señala la empresaria entrevistada.
¿Cómo tomó el personal de la farmacia la incorporación de este tipo de tecnología? “Al principio hubo cierta desconfianza. Pero les explicamos que el robot había llegado para liberarlos de tareas rutinarias y que puedan concentrarse en atender mejor al público. Y la actitud cambió. La reinauguración de este local implicó sumar cinco personas más al plantel, explica.

Renovación generacional

La incorporación del robot se produjo en el marco del cambio generacional que siguió al fallecimiento de Emilio Benjamín Sosa, quien en 1983 fundó Red Pharma (hoy Minerva Farmacias). Su hija Florencia debió asumir, a los 26 años, la conducción de un grupo empresario que entre otras compañías incluye a ECA Emergencias Médicas y tiene 600 empleados. Minerva Farmacias cuenta con ocho sucursales, siete de ellas en la capital catamarqueña, y una en Valle Viejo, a unos 30 kilómetros.
“Habituadas a lidiar con un hombre de 60 años, algunas personas de la empresa no sabían cómo interactuar conmigo. Fue un cambio muy grande”, recuerda Florencia. Lejos de amedrentarse, sacó a relucir su formación (había realizado un master en Finanzas en la Universidad de Yale y un programa de liderazgo femenino). Y comenzó a gestionar con su estilo millennial. “El cambio abarcó desde la manera de trabajar hasta la comunicación”, dice. Actualmente Florencia preside la Cámara de Farmacias de Catamarca, desde donde impulsa la modernización del sector en su provincia.
Minerva Farmacias ya traía el gen del cambio. “Fuimos los primeros en adoptar el estilo de farmacia moderna, con góndolas y autoservicios, y en crear sectores de dermocosmética con asesoras especializadas. También implementamos la primera tarjeta de beneficios íntegramente local”, comenta la empresaria. En 2018, Minerva fue distinguida por Droguería del Sud como la farmacia número uno en el uso de Bonusfarma. “Aprovechamos muchísimo esa plataforma, al igual que GPSfarma”.
“Tenemos varios proyectos futuros, como modernizar nuestras sucursales, incorporar otro robot, automatizar otros procesos operativos y expandirnos a otras provincias”, dice, a manera de conclusión. “En la medida en que se resuelva la situación sanitaria y se pueda avanzar, los iremos concretando”.

La gestión bajo el Covid-19

“El primer caso de Covid-19 en Catamarca se dio recién en julio del año pasado, pero nosotros nos anticipamos”, explica Florencia Sosa. “Cuando se declaró la cuarentena, ya habíamos implementado el uso de barbijos, máscaras, alcohol en gel, protocolos y grupos de trabajo diferenciados. Esto exigió una gran capacidad de adaptación”, agrega.