Suscribite a nuestro Newsletter

Revista Esencia - Droguería del Sud

Facebook Instagram
Suscribite al Newsletter Suscribite a nuestro Newsletter

Tendencias - 5 marzo, 2021

Fragancias: los cambios que trae el otoño

Muchas personas tienden a usar los mismos perfumes todo el año. Una comunicación eficaz través de las redes sociales, combinada con un buen asesoramiento presencial, pueden motivarlas a renovar sus fragancias.

Cada cambio de temporada representa una oportunidad para promover la venta de fragancias. El asesoramiento personal, la cartelería en el local y la comunicación a través de las redes sociales deben operar en forma coordinada para transmitir la importancia de renovar los perfumes ante el cambio de estación.
Si bien hay personas que permanecen fieles a una o dos fragancias durante todo el año, un buen asesoramiento puede motivarlas a explorar nuevas sensaciones. Porque más allá de las preferencias individuales –ligadas a la personalidad de cada cliente- la llegada del frío modifica la forma en que se perciben los aromas.
Los tres consejos básicos para el cambio de temporada son:
1. Optar por la fragancia más potente. Antes que una eau de toilette, es preferible una esencia mucho más perdurable e intensa, como la del perfume.
2. Buscar una composición con notas de base más intensas. Toda fragancia se compone de tres tipos de notas: las de salida, las del corazón y las de base, o fondo. Las notas de salida son las menos persistentes; por eso en esta época hay que buscar perfumes que tengan notas de fondo fuertes, para compensar la pérdida. Este otoño, la vainilla tendrá una fuerte presencia. El pachulí y el sándalo también se afianzarán como opción.
3. Perder el miedo a los perfumes con notas fuertes. Las fragancias con notas de abeto, caramelo, y especias –además del mencionado pachulí- se convierten en las mejores aliadas durante el otoño, ya que su aroma es fuerte pero delicado y seductor, por lo que no llega a empalagar ni atiborrar el olfato.

Tendencias

La búsqueda de armonía llevará a los aromas amaderados. Los mismos son ideales para el otoño, porque armonizan con el paisaje, que adopta colores intensos y profundos como el marrón, el naranja y el tono rojizo de las hojas de los árboles.
Los perfumes leñosos ganarán terreno. La mencionada búsqueda de armonía lleva también a las fragancias leñosas y terrosas, con una esencia rica y cargada, que trae recuerdos de pinos y leña. La bergamota, el pachulí, el musgo de roble y el láudano entran en esta categoría.
El toque exótico de las notas orientales seguirá presente. Así como en las comidas la canela, la nuez moscada y el cardamomo son especias más aptas para los meses fríos, lo mismo ocurre con las fragancias especiadas. Estos aromas se conocen como orientales, y por lo general tienen un aroma rico y exótico.