Suscribite a nuestro Newsletter

Revista Esencia - Droguería del Sud

Facebook Instagram
Suscribite al Newsletter Suscribite a nuestro Newsletter

Categorías en Números - 1 marzo, 2020

Pediculicidas: un clásico de marzo

Debido al reinicio escolar, marzo es el mes con mayor demanda de productos destinados a prevenir o combatir la pediculosis. Los otros períodos con altos volúmenes de ventas son el bimestre julio/agosto y el verano.

Según el Centro de Investigaciones de Plagas e Insecticidas (CIPEIN) del CONICET, el 11,5% de los varones tienen al menos 10 piojos en la cabeza al inicio de la temporada escolar. En las nenas, ese porcentaje llega a 12%.

Por otra parte, el 40% de los chicos de 5 a 13 años suelen tener piojos al menos una vez al año.

Los usuarios que representan la mayor parte de la categoría son los niños de 2 a 12 años. Las compradoras suelen ser madres de 25 a 40 años, tanto profesionales como amas de casa.

En cuanto a tendencias, si bien los productos clásicos son seguros y se seguirán vendiendo, crece el uso de pediculicidas no tóxicos, es decir, sin pesticidas. También gana terreno la preocupación por la prevención. Hay un creciente interés entre las madres por los productos que ayuden a evitar el contagio.

Un consejo útil para dar a quienes consulten por este tema es que apliquen a sus hijos los tratamientos durante los fines de semana. El tiempo máximo que sobreviven los piojos sin alimentarse es de 48 horas. Por eso, es difícil que haya piojos vivos en las escuelas los lunes, lo que limita la posibilidad de reinfestación.

Mitos populares

También es importante clarificar algunos mitos, como los siguientes:

  1. Mi hijo no tiene piojos; nunca se rasca. Falso. Muchas veces ocurren infecciones de piojos sin ningún tipo de síntomas.
  2. Los piojos saltan de una persona a otra. Esto no es así, explican en la Sociedad Argentina de Dermatología (SAD). El contagio sólo se produce a través del contacto cabeza a cabeza, como el que tienen los chicos en algunos juegos o cuando comparten un mismo sillón o una cama.
  3. El pelo corto previene el contagio. Error: la longitud del cabello no incide en el grado de infestación.