Suscribite a nuestro Newsletter

Revista Esencia - Droguería del Sud

Facebook Instagram
Suscribite al Newsletter Suscribite a nuestro Newsletter

Gestión - 1 enero, 2020

El beauty, una herramienta de fidelización

Los tratamientos de belleza ofrecidos en la farmacia, que ayudan a las clientas a incorporar rutinas y probar varios productos, generan un alto grado de gratificación.

El beauty es una de las herramientas más importantes con las que cuenta la farmacia para fidelizar a sus clientas en el punto de venta e incrementar las ventas. “Las mujeres valoran y agradecen la posibilidad de recibir una limpieza profunda, con productos específicos que respondan a la necesidad de cada piel. ¡Es un mimo que siempre recuerdan!”, explica la especialista Dorys Pérez Mautone.

Mientras se realiza el beauty, se puede entablar una conversación con la clienta, para que cuente qué hábitos de cuidado tiene, qué productos utiliza y cómo siente su piel. Toda esa información, junto al diagnóstico de la dermoconsejera, es lo que permite detectar los productos indicados según su necesidad.

“La mayoría de las clientas no tienen el hábito de la exfoliación ni de la limpieza profunda semanal. Pero una vez que nosotras se las realizamos, comprenden su importancia y adoptan la costumbre”, dice Mautone. “Perciben de inmediato el cambio en su piel. Siempre recordarán esa sensación de suavidad que les dejamos luego de un shock de hidratación”.

Durante el beauty, las clientas suelen abrirse y hablar sobre su vida, su familia y su trabajo. Se crea un vínculo, una relación de confianza que puede ser muy útil en el futuro, asegura la especialista. Y propone el esquema que se detalla a continuación.

Pasos a seguir

  1. Limpieza de ojos con un desmaquillante específico para tal fin. Realizarlo en forma suave, con pequeños masajes.
  2. Limpieza del rostro y cuello con gel, loción o crema limpiadora. Este es el momento ideal para realizar masajes, relajar la mirada y tratar las arrugas.
  3. Luego de retirar la limpieza, culminar la misma con la colocación del tónico facial.
  4. Rociar con agua termal y colocar un exfoliante facial.
  5. Con un cepillo facial y el exfoliante, realizar suaves masajes para remover las impurezas y barrer con las células muertas.
  6. Retirar el exfoliante con esponjas húmedas y rociar nuevamente con agua termal.
  7. Colocar una máscara hidratante con pincel sobre todo el rostro. Dejar actuar 15 o 20 minutos.
  8. Mientras se absorbe la máscara hidratante, exfoliar las manos, haciendo suaves masajes.
  9. Luego de la exfoliación, colocar crema de manos y crema o loción corporal en los brazos.
  10. Una vez que la máscara se absorbió, retirarla y rociarla con agua termal.
  11. Es importante retirar perfectamente la máscara para poder colocar un suero en todo el rostro, que puede ser hidratante o antiarrugas.
  12. Encima del suero, colocar una crema hidratante o antiarrugas en el contorno de los ojos, haciendo suaves masajes.
  13. Colocar una crema hidratante o antiarrugas en el rostro y cuello.
  14. En labios, aplicar una crema labial protectora y reparadora.
  15. Finalizar colocando un fotoprotector y rociando con agua termal.

“En el beauty tenemos la oportunidad de probar más de 15 productos. Cuantos más se prueben, más aumentan las posibilidades de venta. Y la clienta estará agradecida de haberlos probado, porque se sentirá más segura al momento de comprar”, concluye Mautone.