Suscribite a nuestro Newsletter

Revista Esencia - Droguería del Sud

Facebook Instagram
Suscribite al Newsletter Suscribite a nuestro Newsletter

Punto de Venta - 1 octubre, 2019

Fragancias: una oportunidad para el Día de la Madre

La perfumería se consolida como opción de regalo para las madres en su día, independientemente de la edad. En octubre, conviene armar con tiempo una exhibición atractiva y comercialmente apropiada para aprovechar al máximo esta fecha.

Según un estudio de la consultora D´Alessio/IROL, el 55% de las madres argentinas dice que le gustaría recibir fragancias como regalo en su día. El dato da una idea de las ventas potenciales que la categoría puede aportar a las farmacias durante el mes de octubre.

En ese sentido, como ocurre con todas las fechas especiales, es fundamental ambientar el local con quince o veinte días de anterioridad. El 58% de quienes compran regalos lo hacen con anticipación, mientras que el 48% restante realizan sus compras apenas un par de días antes. El sábado previo es una fecha clave.

La exhibición es el factor fundamental. Durante octubre, la estrategia de exhibición de fragancias debe contemplar la vidriera, el sector habitual de perfumería y cualquier otra zona “caliente” del salón de ventas en la que se pueda colocar un exhibidor, góndola especial o sector dedicado a esta temática. “Lo importante es generar visibilidad e impacto, a fin de captar la atención del consumidor”, explican en Puig.

Fragancias: una oportunidad para el Día de la Madre Fragancias: una oportunidad para el Día de la Madre Fragancias: una oportunidad para el Día de la Madre

CONOCÉ MÁS


El peso del asesoramiento

La recomendación es un factor de suma importancia, e implica cuestiones que van más allá de conocer la “ficha técnica” de cada fragancia.

“A la hora de asesorar, es fundamental tener en cuenta que, a diferencia de otras categorías de productos, donde el marketing apunta a los beneficios tangibles, en perfumería el valor intangible es clave”, dicen en Puig Argentina. Y explican que las fragancias remiten a un mundo de sueños y emoción. Sus aspectos visuales y campañas de publicidad cuentan historias y, por sobre todas las cosas, transmiten aspiracionalidad, lujo y glamour. “Esos valores son los que deberían verse reflejados a la hora de exhibir el producto en la tienda. La emoción es la clave para vender una fragancia. Hay que lograr que el cliente sueñe y se enamore del producto”, aseguran.

La decoración del sector de fragancias y el entusiasmo que muestren las encargadas del asesoramiento son factores decisivos.

Más allá de eso, hay ciertas cuestiones generales que se deben tener en cuenta al tratar con las clientas. Sobre todo con aquellas que antes de comprar un perfume para regalar, quieren probarlo personalmente: