Suscribite a nuestro Newsletter

Revista Esencia - Droguería del Sud

Facebook Instagram
Suscribite al Newsletter Suscribite a nuestro Newsletter

Salud - 1 abril, 2019

Mitos y realidades sobre la vacunación

Del 20 al 27 de abril, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) llevará a cabo la 17º Semana de Vacunación en las Américas. La intención es recordar al público en general y a los trabajadores de salud que todos podemos tener un papel importante en apoyar la vacunación para erradicar la amenaza de varias enfermedades peligrosas.

Bajo el lema “Protegé tu comunidad. Hacé tu parte. #Vacunate”, en abril se llevarán a cabo distintas acciones de comunicación orientadas promover los beneficios de la vacunación.

En las últimas décadas, la vacunación masiva, combinada con mejoras en las condiciones higiénicas y sanitarias, contribuyeron a minimizar o erradicar determinadas enfermedades. Algunos ejemplos a destacar son la disminución de casos de meningitis por Haemophilus influenzae tipo B y neumococo al incorporarse las vacunas en el Calendario Oficial. También se redujeron sustancialmente los casos de trasplantes hepáticos en niños causados por la hepatitis A, entre muchas otras situaciones.

El farmacéutico, como profesional de la salud, puede contribuir a fomentar la vacunación de múltiples maneras. Una de ellas es el asesoramiento. Existen algunos mitos que alejan a muchas personas de las vacunas. A continuación, se describen cinco de ellos.

Las vacunas causan efectos indeseables: Algunos grupos opuestos a la vacunación sostienen que las vacunas son las responsables de las más diversas alteraciones, como por ejemplo autismo infantil posterior a recibir vacuna triple viral (sarampión, rubeola, paperas). La realidad es que no hay trabajos científicos adecuadamente diseñados que hayan comprobado la existencia de esta relación. Es importante saber que muchas de las enfermedades supuestamente relacionadas con la vacunación ya existían antes de aparecer las vacunas y que actualmente son más fácilmente de diagnosticar. De allí que se registren más casos.

Las enfermedades prevenibles por vacunas están casi erradicadas en Argentina, por lo cual no es necesario que me vacune: Falso. Actualmente las enfermedades prevenibles por vacunas son poco comunes gracias a la vacunación. Sin embargo, en otras zonas del mundo no sucede lo mismo. Por eso, una persona que transporta agentes infecciosos puede atravesar barreras geográficas y transmitirlos a personas no protegidas. Además, hay enfermedades que no se pueden eliminar ni erradicar, como la gripe y la tos convulsa.

Las vacunas tienen efectos secundarios peligrosos que aún no se conocen: Falso. En nuestro país existe un sistema de vigilancia de la seguridad de las vacunas que avala que las vacunas son muy seguras. La mayoría de las reacciones son generalmente leves y temporales, por ejemplo, un brazo dolorido o fiebre. Las complicaciones graves son extremadamente raras. El beneficio de vacunarse supera ampliamente el riesgo de presentar un efecto adverso. Es más probable padecer complicaciones o morir por causas vinculadas a una enfermedad prevenible mediante vacunación que por recibir la vacuna.

El mercurio que contienen algunas vacunas como conservante es tóxico: Desde hace mucho tiempo, en la fabricación o conservación de algunas vacunas se utiliza el timerosal (una sal orgánica que contiene etilmercurio) debido a sus propiedades antimicrobianas. A diferencia del metilmercurio, que se lo ha asociado a la afectación del sistema nervioso central, el etilmercurio se elimina rápidamente del cuerpo a través de las heces. Por tal motivo hasta la fecha no hay recomendaciones para modificar las prácticas actuales de inmunización con vacunas que contienen timerosal. La Organización Mundial de la Salud (OMS) avala la seguridad de las vacunas que tienen este conservante.

No conviene dar en forma simultánea varias vacunas. Es mejor administrarlas solas: No existe contraindicación para administrar en forma simultánea varias vacunas de forma rutinaria y está comprobado que esto no altera la producción de anticuerpos (protección) ni aumenta las reacciones post vacunación.