Suscribite a nuestro Newsletter

Revista Esencia - Droguería del Sud

Facebook Instagram
Suscribite al Newsletter Suscribite a nuestro Newsletter

Nuestros Clientes - 2 julio, 2018

Farmacia Regina: una propuesta comercial renovada

En marzo, la farmacia fundada en 1996 por Gustavo Ocampo en Villa Regina, Río Negro, inauguró una ampliación que le permite contar hoy con más de 400 metros cuadrados para atender a sus clientes.

El 11 de noviembre de 1996, el farmacéutico Gustavo Raúl Ocampo inauguró una farmacia en Villa Regina, ciudad rionegrina que hoy cuenta con poco más de 30.000 habitantes. “La llamé Regina en honor a esta ciudad, que me brindó todo”, comenta Ocampo, oriundo de la ciudad cordobesa de Leones. Luego de haber trabajado durante más de 10 años como empleado en una farmacia mutual, Ocampo se embarcó en el sueño de la farmacia propia.

Un amigo le prestó el terreno y él puso los materiales. “Tenía el dinero justo como para poder construir los 48 metros cuadrados exigidos legalmente”, recuerda. Sus amigos de Villa Regina trabajaron codo a codo en la construcción y, una vez finalizada, le regalaron el cartel luminoso.

La propuesta fue bien recibida por la clientela del lugar. Luego de dos años, se adquirió un local propio ubicado a una cuadra, en Juan Bautista Alberdi 797, donde funciona desde entonces.

En marzo de este año, se inauguró una importante ampliación. “Mi hija Romina se recibió de farmacéutica. No quería abrir una farmacia nueva; prefería quedarse aquí. Entonces apostamos por mejorar el negocio”, dice el entrevistado.

Hoy el local posee un total de 420 metros cuadrados y un salón de ventas amplio y moderno.

Farmacia Regina es una empresa familiar. “Matías, mi hijo mayor, es enfermero; se encarga de las aplicaciones y la facturación. Romina es la farmacéutica y mi esposa, Norma, atiende el mostrador y maneja la bijouterie y los accesorios”, comenta Ocampo. Su otra hija, Luciana, estudia en la Universidad Nacional de La Plata, y cada tanto viaja y colabora con la farmacia. Todos trabajan en sintonía, resaltando como valores fundamentales la calidad de la atención y el buen trato con los clientes. “Tenemos 600 cuentas corrientes. Si alguien no puede pagar un medicamento, es muy raro que se vaya sin el mismo”, dice el entrevistado.

La farmacia es cliente de Droguería del Sud desde sus inicios. “Su gerente regional me abrió la cuenta sin conocerme, por lo que le estoy muy agradecido” concluye Ocampo.