Suscribite a nuestro Newsletter

Revista Esencia - Droguería del Sud

Facebook Instagram
Suscribite al Newsletter Suscribite a nuestro Newsletter

Categorías en Números - 1 junio, 2018

Tendencias en cuidado del cabello

La categoría tiene una amplia penetración en la Argentina, pero aún así existen varias oportunidades de crecimiento, dicen los especialistas.

Los productos capilares representan un atractivo negocio para las farmacias. “Creemos que en Argentina la categoría aún tiene mucho potencial de crecimiento”, explican en Unilever, empresa presente en el mercado argentino con marcas emblemáticas como Dove, Sedal y TRESemmé. “Hay tendencias globales que todavía no han llegado a nuestro país. Por ejemplo, fuimos los primeros en lanzar productos con bajo nivel de sulfato, una modalidad exitosa a nivel mundial”, agregan.

Otra tendencia que crece, es la búsqueda de productos con ingredientes naturales, que se amplía a medida que existe cada vez más información. “Gracias a Internet, hoy las mujeres tienen la posibilidad de compartir sus consejos e ideas. Hay una gran comunidad de mujeres online buscando y compartiendo rituales de belleza, tips y recomendaciones de productos”, dicen en Unilever.

Por su parte, en P&G, también ven amplias posibilidades de desarrollo en lo que hace a la categoría del cuidado del cabello. “En Argentina, el rubro está más desarrollado que en otros países latinoamericanos. Pero aún tiene mucho potencial para seguir creciendo”, dicen.

En la empresa, que participa en la categoría con las marcas Pantene, Head & Shoulders, Herbal Essences y Old Spice, coinciden en que la mencionada búsqueda de ingredientes naturales tiene cada vez más peso en las decisiones de compra. Y visualizan también otras tendencias con futuro:

La caída del cabello

Hoy en día, según explican en P&G, la caída del cabello es una preocupación para el 64% de la población mundial. Y durante los meses de mayor frío, se acentúan las consultas vinculadas con ese tema. “En esta época, la problemática se hace más visible debido a que, en su proceso natural, el cabello se renueva con mayor intensidad. Por esta razón, las estaciones frías son las de mayor demanda de productos específicos”, comentan.

En promedio, las mujeres tienden a presentar pérdida de cabello entre los 20 y los 30 años. Conforme avanza la edad, la disminución de cantidad y grosor del cabello se acentúa. Al llegar a los 60 años, en muchos casos ya es evidente.

Según datos de P&G, el segmento de la caída del cabello está poco desarrollado, incluso en comparación con los demás países de la región. En América Latina, los productos anticaída representan, en promedio, el 23% de las ventas, mientras que en la Argentina, apenas alcanzan el 11%.