Suscribite a nuestro Newsletter

Revista Esencia - Droguería del Sud

Facebook Instagram
Suscribite al Newsletter Suscribite a nuestro Newsletter

Categorías en Números - 1 abril, 2018

Los antimicóticos ganan terreno

A partir del otoño, cuando los pies dejan de estar expuestos al aire libre para pasar a mantenerse más tapados por medias y calzado grueso, suele haber un recrudecimiento de algunos tipos de infecciones causadas por hongos. Esto representa una atractiva oportunidad para las farmacias.

En los 12 meses a enero de este año, la categoría de antimicóticos y fungicidas facturó en las farmacias argentinas $ 555,1 millones, según datos de IQVIA. Esa cifra significa un 77% más de facturación que el mismo período del año anterior, lo que muestra que las ventas crecieron por encima de la inflación.

Un dato interesante para las farmacias: los OTC representaron la mayor parte de sus ingresos (el 58%), relegando a los productos recetados al segundo lugar, con el 42%.

También es importante señalar que, más allá de algunos altibajos, producto de la recesión económica, la categoría tiende a crecer. De hecho, las ventas aumentaron 16,67% en los últimos cuatro años, pasando de 3,6 millones de unidades vendidas entre febrero 2013 y enero 2014, a 4,2 millones comercializadas entre febrero 2017 y enero de este año.

Parte del éxito de la categoría se debe a la prevalencia de las micosis. Un estudio llevado a cabo por Novartis (laboratorio que comercializa la marca Lamisil) arrojó que el 60% de las enfermedades de los pies suelen ser causadas por hongos. El llamado pie de atleta (una de las formas más comunes de micosis) se produce sobre todo en hombres, que registran el 65% de los casos.

“Los consumidores son, en su mayoría, jóvenes de entre 18 y 35 años”, dicen en Bayer, presente en el mercado local con Empecid (en crema y spray) y Empecid Pie (crema). Y agregan que “se trata de una categoría ya madura, sin muchas novedades”.

En Biosintex Ofar (Vitacortil y Tribiocort) coinciden con esa última apreciación: “En el mercado antimicótico en la Argentina no ha habido grandes novedades en cuanto a principios activos en los últimos 15 años”, dicen.

Un problema frecuente

Uno de los factores que más impulsa el desarrollo de la categoría, es la onicomicosis (tinea unguium), infección de las uñas de los pies causada por hongos, señalan en el Laboratorio Elea, presente en el mercado con su marca Terfin. De hecho, el 20% de los adultos argentinos padecen, en algún momento del año, onicomicosis.

Los hongos son microorganismos presentes en la naturaleza. Y si bien hay medio millón de especies diferentes, cerca de cien de ellas son capaces de atacar a las personas, explican en Laboratorios Gezzi. La empresa compite en el mercado local con Sinamida, en las líneas Econazol (en crema, spray y polvo), Terbinafina 7 días (en crema y spray), Pies (en envase de 34gr) y Acción Caspa (en versión de 200ml). La compañía viene realizando una importante inversión publicitaria en televisión que comenzó en marzo y culminará en abril.

Propagación

Además del pie de atleta y la onicomicosis, entre las infecciones micóticas figuran la tiña, la candidiasis e incluso la caspa. El calor, la humedad y la higiene incorrecta favorecen el crecimiento de los hongos, y la propagación se produce a través del contacto directo con otras personas o con elementos como toallas, calzados y ropa de cama.

La fuente de contaminación también puede provenir de animales (gatos, perros, conejos) o de los suelos y la tierra, donde puede permanecer meses hasta que encuentra un organismo propicio donde desarrollarse. Esa es la razón por la que en clubes, piletas y gimnasios se insiste en usar ojotas en las duchas.

Los hongos buscan nutrirse con queratina, una proteína de nuestro cuerpo, que está en la capa córnea de la piel, en las palmas de los pies y manos, en las uñas y en el pelo.

Así surgen las micosis, infecciones provocadas por la multiplicación de los hongos en la superficie de la piel, produciendo molestias como ardor, picazón, descamación, enrojecimiento, inflamación y mal olor en las zonas afectadas. “Estas zonas por lo general abarcan pliegues de la piel, dedos de las manos y pies, ingle, axilas y cuero cabelludo”, comentan en Gezzi.

Un estudio realizado por Genomma Lab (Piecidex) sobre la categoría de antimicóticos, arrojó los siguientes resultados: