Suscribite a nuestro Newsletter

Revista Esencia - Droguería del Sud

Facebook Instagram
Suscribite al Newsletter Suscribite a nuestro Newsletter

Marketing - 1 marzo, 2018

Propuestas tentadoras para las mujeres

El 75% de los clientes de la farmacia son mujeres. ¿Está la propuesta comercial de la tu farmacia diseñada para atraerlas? Claves para no perder ventas.

Propuestas tentadoras para las mujeres

 

El 75% de los compradores del canal farmacéutico son mujeres, según un estudio de Unilever Argentina. Sin dudas, el farmacéutico conoce a sus clientas habituales, pero ¿qué pasa con las mujeres que entran, miran y se van sin comprar nada? ¿Y con las que miran la vidriera pero siguen de largo? El Mes de la Mujer es ideal para reflexionar sobre estas cuestiones. ¿Tu oferta orientada a la mujer se basa en la realidad del mercado actual o incluye una cuota de suposiciones y estereotipos? Para saberlo, tené en cuenta los siguientes puntos:

■ Las mujeres necesitan hablar. El vendedor debe permitirles expresar todos sus deseos, necesidades y características del producto buscado.

■ Piensan en forma de red. Reúnen y conectan más datos, y sintetizan el efecto del producto en distintos aspectos de su vida. Por ende, se les debe mostrar detalles, colores, formas y ofrecerle varias alternativas.

Valoran la estética y el diseño local. Es importante ofrecerles un salón de ventas moderno.

Propuestas tentadoras para las mujeres

En lo que hace a su relación con el canal farmacéutico, en Unilever señalan las siguientes características:

Se toman mucho más tiempo frente a las góndolas en las farmacias, en comparación con el resto de los canales.

■ Perciben a la farmacia como el lugar donde enterarse de las novedades; es el primer lugar que visitan buscando el último lanzamiento comunicado en los medios.

■ Buscan probar el producto. Por eso es importante tener materiales de los proveedores que permitan experimentar. Las muestras también son importantes.

 

Propuestas tentadoras para las mujeres

Los siguientes datos de Kantar Worldpanel resultan la importancia de comprender y generar empatía con la clientela femenina actual:

■ El 80% de las mujeres latinoamericanas adultas son económicamente independientes.

■ El 66% del consumo es controlado por las mujeres.

■ Entre el 40% y el 50% de los hogares tienen a una mujer como jefa de hogar.

■ El 60% de las mujeres padecen estrés y requieren productos y servicios que les simplifiquen la vida.

Particularidades

Las preferencias de la mujer argentina tienen ciertas particularidades en relación al resto de América Latina, según los estudios de la consultora Almatrend:

■ En Paraguay, Chile, Perú y Colombia, predomina el “lujo global” (Louis Vuitton, Prada, Chanel, etc.). Las argentinas, en cambio, valoran más las marcas nacionales de calidad o bien las marcas internacionales no tan explícitas. Hay una revalorización de lo propio, siempre y cuando sea de producción local pero calidad global.

■ Las argentinas valoran más la estética y el diseño local, que mejoró mucho en la última década.

■ A diferencia de otros países latinoamericanos, la lógica de consumo no está marcada tanto por los Estados Unidos. Las argentinas miran más a Europa. “La excepción fueron los años 90, la década del menemismo”, dicen en Almatrend. “Allí hubo mayor conexión con la impronta y la estética norteamericana. La Argentina siempre miró más hacia el otro lado del Atlántico. Nueva York podría verse como una excepción, aunque las argentinas colocan a esa ciudad más en la línea europea que en la estadounidense”. 

 

Propuestas tentadoras para las mujeres

 

Tendencia al bienestar

La tendencia al bienestar es clave. Es una búsqueda central de las mujeres de hoy. “Casi un nuevo mandato”, explican en Almatrend. “Y para eso hay que hacer todo lo posible, tanto desde lo físico y lo mental como lo emocional. Estar bien es muy difícil en un mundo incierto, complejo y volátil”.

“Las mujeres argentinas, sobre todo las de más poder adquisitivo, viven corriendo detrás del bienestar. Eso se manifiesta en múltiples consumos: desde cosméticos y centros de estética, hasta el uso del spa, masajes, running, gym, actividades como crossfit, cursos varios (cocina, literatura, etc.), escapadas de fin de semana y consumo de libros de autoayuda, entre otras cuestiones”, dicen.